Skip links

Lidera tu Bienestar (I)

Como profesional del ejercicio físico y el bienestar integral en la mujer, he observado 2 tendencias bien marcadas desde que hace 8 meses empezamos con esta «nueva normalidad».

La primera es el interés de muchas personas para parar y cuidarse.

Muchísimas personas se sintieron agradecidas de esta parada que les ha permitido pensar el estilo de vida que estaban llevando hasta ahora:

Horarios de trabajo, familia, tiempo personal, ejercicio, descanso, alimentación, gestión de pensamientos y emociones, planificación, relaciones sociales …

Todas estas áreas se han visto cuestionadas y afectadas con la nueva situación.

Muchas personas se han iniciado a hacer ejercicio durante el confinamiento. Sin embargo ha habido gente que ha continuado sin tener tiempo ni ganas para hacer ejercicio.

¿La diferencia? La mentalidad, es decir, las creencias que tenemos versus la importancia sobre el ejercicio.

Como sociedad hay una carencia de educación respecto al ejercicio, la alimentación y el descanso.

  • ¿Qué ha pasado cuando se ha podido volver a la «nueva normalidad»? Pues, que hay personas que habían empezado a cuidarse y que han vuelto a dejarlo, que no lo han integrado como un nuevo hábito.
  • ¿Qué ha pasado, que ha vuelto a meterse por delante de la salud? El trabajo, los hijos, la pareja, el querer hacerlo presencial y no online, el miedo, la incertidumbre económica …?
  • ¿Dónde encontramos el origen de todo esto?

De nuevo en la mentalidad, en las creencias que cada persona tiene y le ayudan a tomar unas determinadas decisiones y no otras.